La Assemblea constata la regresión democrática del Estado español en Gales

La Presidenta del Parlamento galés se mostró consternada por el hecho de que su homóloga en Cataluña, Carme Forcadell, esté encarcelada por haber permitido un debate que ella misma o su colega escocés han permitido y que, en ningún caso, esto les ha hecho temer por su libertad.

La Assemblea Nacional Catalana participó el pasado jueves, 9 de agosto, en el Eisteddfod (National Eisteddfod of Wales), un festival cultural de grandes dimensiones que tiene lugar en la capital de Gales, Cardiff. Entre las decenas y decenas de charlas que se hacen, la ANC participó, de la mano de Begotxu Olaizola, en la que llevaba por título «Cataluña: beth nesaf?” (¿Cataluña, y ahora qué?), en la que participaron, además, Elin Jones, Presidenta del Parlamento de Gales, y Ned Thomas, académico e intelectual galés. El acto fue moderado por Elin Haf Gruffydd Jones, una referencia en el mundo de los medios de comunicación y lenguas minorizadas. De hecho, todo el acto fue en gaélico, la lengua propia de Gales.

Olaizola recordó que las manifestaciones y actos que se están haciendo desde Cataluña y otros lugares exigiendo la libertad de los presos políticos y los exiliados no serán suficientes para liberarlos, y que sólo la República catalana podrá conseguirlo. La representante de la ANC constató la imposibilidad de que el Estado español cambie, y recordó que durante muchos años ha tenido la oportunidad de convertirse «en un país más democrático y justo». Por lo tanto, Olaizola fue pesimista respecto a una solución negociada con el Estado, incluso en el supuesto en que un Presidente del gobierno español decidiera negociar con Cataluña. «El establishment y el ejército no lo permitirían», concluyó.

Asimismo, Olaizola reconoció que los catalanes están solos en este proceso, y que Europa no vendrá al rescate, pero que, sin embargo, hay ciudadanos y colectivos en Europa que cree en los valores y libertades democráticas. Por ello, recetó autoconfianza y actuar como un Estado independiente, sino, nadie tomará Cataluña serio. De este modo, el conflicto catalán se instalará en la agenda internacional y permitirá explicar por qué la República catalana es positiva internacionalmente y todo lo que se puede ofrecer desde Cataluña.

Regresión democrática en España

A su vez, Elin Jones consideró preocupante que, en democracias occidentales, en el siglo XXI, representantes políticos estén encarcelados por llevar a cabo la tarea para la que fueron elegidos. La Presidenta del Parlamento galés se mostró consternada por el hecho de que su homóloga en Cataluña, Carme Forcadell, esté encarcelada por haber permitido un debate que ella misma o su colega escocés han permitido y que, en ningún caso, esto les ha hecho temer por su libertad.

Finalmente, Ned Thomas explicó que, a lo largo de los años de trabajar en Salamanca y de viajar a España, ha constatado una falta de tradición democracia, y que los valores y libertades que aquí se dan por supuesto, allí son cuestionados por sistema.