La fuerza de la calle planta cara a la represión del Estado y se conjura para seguir caminando hacia la República catalana

«1 año de vergüenza. 1 año de dignidad. No nos detendremos «. Con este mensaje, la Assemblea Nacional Catalana y Òmnium Cultural, con el apoyo de decenas de entidades sociales, cívicas y políticas del país, han concentrado esta tarde miles de personas en plaza Catalunya para denunciar la injusticia que mantiene encarcelados Jordi Sánchez y Jordi Cuixart, que hoy hace un año que fueron encarcelados por orden de la Audiencia Nacional, y para enviar un mensaje claro: es hora de dejar las lamentaciones y volver a poner rumbo a la República catalana.

El acto, de una carga emotiva evidente y de un tono reivindicativo, ha sido presentado por el actor David Bagés. Se han proyectado vídeos que han reivindicado la figura de Sànchez y Cuixart y han reafirmado su compromiso, y el del movimiento independentista catalán, con los derechos humanos, la acción no-violenta y el papel capital de las luchas sociales para avanzar.

Hacer un referéndum de autodeterminación no es delito
La presidenta de la Assemblea Nacional Catalana, Elisenda Paluzie, ha constatado que hay un antes y un después del encarcelamiento de Jordi Sánchez y Jordi Cuixart, y ha afirmado que el poder judicial mantiene en prisión preventiva los líderes independentistas porque los utiliza como «rehenes» en una guerra que no puede ganar: la de parar la mayoría social independentista que cada vez que tiene unas urnas delante gana.

Para Paluzie, las justicias europeas han dejado en evidencia el absurdo de la justicia española, y se ha desmontado la criminalización que la sociedad catalana sufre por parte de la justicia española haciendo visible la vulneración de derechos fundamentales. Porque, según Paluzie, «hacer un referéndum de autodeterminación no es un delito», es un derecho universal y reprimirlo por la fuerza es un «ataque en toda regla» a los principios democráticos elementales. Es, pues, el Estado español el que comete «crímenes» y «vulnera derechos».

La presidenta de la Assemblea ha advertido que hay que seguir trabajando por la independencia, y ha recordado una carta que Jordi Sànchez le envió nada más llegar al cargo: la razón de existir de la Assemblea no es la libertad de Jordi y el resto de presos políticos, sino convertir el país en un Estado independiente, ya que cada vez es más claro, según Paluzie, que sólo con la República catalana se pueden garantizar los derechos civiles, políticos y sociales de la ciudadanía de Cataluña. «Os garantizamos firmeza en la defensa del mandato del 1de octubre y de la proclamación del 27 de octubre», ha concluido.

«Esto no es diálogo»
El vicepresidente de Òmnium Cultural, Marcel Mauri, ha dicho que nadie debe pedir perdón por ejercer los derechos fundamentales, y que nadie inclina la cabeza ante un estado que sólo quiere «venganza». «Aquí no se rinde nadie», ha recalcado. Mauri ha subrayado que el Estado español está «dispuesto a todo» para acabar con el soberanismo, y ha enviado un mensaje al Gobierno del Estado: sólo vale la absolución de los presos políticos, y ha instado al Gobierno de Sánchez a decidir si quiere una decisión política o si quieren ser cómplices de la extrema derecha de Vox. «Esto no es diálogo», ha afirmado.

Por último, ha pedido una estrategia «compartida, amplia y rigurosa» a los partidos independentistas, y les ha dicho que es una «irresponsabilidad muy grave» que aún no se haya trazado esta unidad.

Farolillos para la libertad
Además de Barcelona, plazas de muchas ciudades han acogido concentraciones, también los tres centros penitenciarios con presos políticos: Mas d’Enric, Puig de les Basses y Lledoners. Uno de los momentos de más intensidad ha sido el despegue de 365 farolillos desde Lledoners, uno por cada día de prisión, que han iluminado el cielo de la Cataluña central, y en Barcelona, miles de luces han iluminado el cielo de la ciudad. Desde plaza Catalunya se han hecho conexiones en directo con Lledoners, donde se ha podido ver el lanzamiento de los farolillos, y también con los centros en Figueres y El Catllar. El acto ha concluido con la actuación musical de Marcel Pich y El Cant dels Segadors.