Manifiesto 1 año de prisión de Jordi Sànchez y Jordi Cuixart

Trescientos sesenta y cinco días de trampa.
Trescientos sesenta y cinco días encerrados entre rejas.
Trescientos sesenta y cinco días humillados.
Trescientos sesenta y cinco días de abuso de poder.
Trescientos sesenta y cinco días de frío, calor, miedo y disciplina impuesta por un sistema judicial injusto, que insulta a las personas que defienden la libertad.
Trescientos sesenta y cinco días que no tenemos la República catalana.
Trescientos sesenta y cinco días de catalanes a punto de movilizarse.
Trescientos sesenta y cinco días de aguantar el «a por ellos».
Trescientos sesenta y cinco días que Roger Español no ve de un ojo.
Trescientos sesenta y cinco días de soledad en la celda de la prisión.
Trescientos sesenta y cinco días pensando en la libertad.
Trescientos sesenta y cinco días incubando la revolución.
Trescientos sesenta y cinco días de abandono de la unilateralidad.
Trescientos sesenta y cinco días que podríamos haber dedicado a la construcción de la República catalana.
Trescientos sesenta y cinco días con el objetivo desenfocado.
Trescientos sesenta y cinco días de palabras rebotadas al vidrio.
Trescientos sesenta y cinco días hablando de juicios, cuando deberíamos hablar de independencia.
Trescientos sesenta y cinco días con la libertad personal y nacional en los tribunales españoles.
Trescientos sesenta y cinco días de acuerdos y desacuerdos para encontrar la llave que abre la puerta al ejercicio de los derechos.
Trescientos sesenta y cinco días de inalterable dignidad.
Trescientos sesenta y cinco días pensando en vosotros.

Estos trescientos sesenta y cinco días nos interpelan y nos exigen compromiso. No podemos perder más tiempo. Debemos mantenernos firmes y decididos para hacer realidad el mandato del 1 de octubre, para avanzar obstinadamente hacia la independencia, que nos llevará a la República catalana. Y sólo cuando la hayamos alcanzada, tendremos las llaves de las cárceles, liberaremos los presos, podrán volver los exiliados y toda la gente represaliada verá como se levantan las causas que tienen abiertas.

Hagamos la República catalana!