Elisenda Paluzie llamada desde La Haya a prepararse para superar el próximo embate democrático y conseguir definitivamente la independencia

La Haya ha acogido esta tarde un debate sobre el derecho a la autodeterminación del pueblo catalán. Organizada por la ANC Netherland, y bajo el título «De Catalaanse kwestie in juridisch perspectif» (La cuestión catalana desde una perspectiva jurídica), personalidades de reconocida trayectoria han querido aportar su visión sobre la temática. Han intervenido la presidenta de la Assemblea Nacional Catalana, Elisenda Paluzie, el antiguo relator de las Naciones Unidas, Alfred-maurice de Zayas, el abogado y defensor de los derechos humanos Ben Emmerson, y el representante de la UNPO, Fernando Burgés. El acto ha sido moderado por el profesor del Institute of Social Studies, Jeff Handmaker.

Paluzie, tras un repaso cronológico de los hechos, y de evidenciar que el referéndum del 1-O ha logrado participaciones más elevadas que otros votaciones europeas, como el referéndum sobre la constitución europea en España o el Brexit en Gran Bretaña, ha reiterado que el Parlamento de Cataluña tiene mayoría absoluta independentista, un Gobierno que también lo es, y una ciudadanía movilizada. Herramientas que, llegado el momento, deben servir para conseguir la independencia.

Si bien no ha cerrado la puerta a una negociación para un referéndum por la independencia acordado, ha querido ser realista y ha discho que es poco probable que esto suceda, por lo que ha optado por ir haciendo camino, y ha citado el precedente de Kosovo para ilustrarlo, que contempla que una declaración de independencia no viola la ley internacional.

Ahora bien, Paluzie también ha dicho que habrá que prepararse mejor de cara al futuro, deberes que también ha trasladado al Gobierno, y ha mencionado los juicios contra los presos políticos como una oportunidad para trasladar las vulneraciones de derechos sufridas y las aspiraciones catalanas a la opinión internacional.

Una violencia inexistente
Ben Emmerson ha hecho una crítica severa en España, especialmente por las vulneraciones de derechos y la violencia ejercida durante el referéndum de autodeterminación del 1 de octubre. Pero también sobre la segunda fase represiva, con el encarcelamiento de miembros del gobierno y líderes de la sociedad civil, acusados ​​de una violencia que no ha existido nunca. El abogado ha subrayado que, si Carles Puigdemont vuelve, acabará encarcelado como los otros compañeros suyos de Gobierno, y que cualquier negociación debe tener sobre la mesa el derecho a la autodeterminación. Y es que, para Emmerson, está muy claro en qué bando hay que estar, y se ha comprometido a utilizar toda su influencia para explicar la situación que se vive en Cataluña.

A su vez, De Zayas ha afirmado que Cataluña puede ser un Estado claramente viable, sin ningún tipo de ayuda financiera, y ha recordado que tiene una larga historia y una larga tradición democrática detrás, y que en los últimos 25 años se han producido muchas independencias unilaterales.

Por otro lado, ha subrayado que los 7,5 millones de catalanes son también ciudadanos europeos, y que también tienen derecho a tener la solidaridad de Bruselas, al igual que la tiene España como Estado. Finalmente, ha augurado recorrido, ahora ya, a las denuncias por las vulneraciones de derechos a diversos tribunales y organismos internacionales, y ha lamentado que la causa catalana no esté en la agenda mediática europea todavía.

Por último, Fernando Burgés ha constatado la sorpresa que tuvo él y la UNPO por la reacción que tuvo la UE después de la violencia ejercida por el Estado español durante el 1-O, que nunca llegó. A pesar de ello, Burgés ha felicitado a los catalanes por su capacidad y las movilizaciones pacíficas, y ha reafirmado la idea de que esto ya no es un asunto interno, sino que afecta a la totalidad de la UE.