La Assemblea denuncia las vulneraciones de derechos perpetradas por el Estado español con una carta y encerrándose en la sede de la UE en Barcelona

Acción sorpresa de la Assemblea esta tarde. Mientras que estaba prevista una movilización a Jardinets de Gracia, la Assemblea ha comunicado, un rato antes, que la movilización cambiaba de lugar. Así, miles de personas se han desplazado hasta la sede de la Comisión Europea en Barcelona. Allí, miembros de la entidad han hecho entrega de un documento, dirigido a Jean-Claude Juncker, presidente de la Comisión Europea, y Ferran Tarradellas, jefe de la representación de la Comisión Europea en Barcelona, ​​en el que se denuncian las constantes vulneraciones de derechos perpetradas por el Estado español.

Además, se ha colgado una pancarta en la fachada con el mensaje «Self-determination is a right, not a crime» (la autodeterminación es un derecho, no un delito), y se ha indicado que la acción durará como mínimo toda la noche.

En medio de una multitud que ha ido aumentando a medida que pasaban las horas, y acompañada de miembros de la sociedad civil, como Lluís Llach y familiares de los presos políticos y exiliados, la presidenta de la ANC, Elisenda Paluzie, ha dicho que la Unión Europea no puede tolerar en una sociedad democrática que se juzgue un derecho como el de la autodeterminación. Por ello, ha advertido a la UE que no puede permanecer «impasible», ya que cuando los derechos se vulneran en un lugar, se vulneran para todos, ha añadido. De hecho, ha afirmado que lo que está pasando en España es tan grave como lo que sucede en Polonia o Hungría.

Para Paluzie, la justicia española se está demostrando «vengativa», con un único objetivo: reprimir un movimiento democrático y pacífico. Pero lejos de desanimarse, Paluzie ha afirmado que todo esto refuerza el movimiento independentista.

A su vez, el vicepresidente de la Assemblea, Pep Cruanyes, ha descrito España como un estado autoritario, ya que impone tribunales de excepción y se inventa y manipula hechos para llevar a cabo la represión. «Cuando con la ley se impiden y persiguen derechos civiles y políticos, la respuesta debe ser pacífica y de desobediencia y decidida contra el estado autoritario», ha dicho. Cruanyes ha advertido que a partir de ahora se seguirán llevando a cabo actos de este estilo, porque Cataluña no se podrá liberar de esta represión hasta conseguir la independencia, ha concluido.

Petición de activar el artículo 7
La carta entregada recoge los diversos derechos vulnerados durante todo el proceso judicial iniciado, recogidos, muchos de ellos, en el artículo 1 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos; también remarca que el caso será juzgado en el Tribunal Supremo y, por tanto, sin posibilidad de apelar; y que se vulnerará el derecho a ser juzgados en la propia lengua, entre otros.

En definitiva, unos hechos que suponen una «violación grave de derechos humanos» y que intentan convertir un derecho, el de autodeterminación, en un delito, un hecho que no se puede «tolerar» en el corazón de Europa. Por ello, la Assemblea hace un llamamiento a la Comisión Europea para que inicie los procedimientos para activar el artículo 7 del Tratado de la UE para privar España de sus derechos de voto y de representación.