Finaliza el cierre de la sede de la UE en Barcelona para denunciar la vulneración de derechos que ejerce el Estado español

Se acaba la protesta que la Assemblea inició ayer en la sede de la Comisión Europea de Barcelona. Hacia las 11 h de la mañana, los activistas de la Assemblea han salido después de más de 17 horas encerrados y de entregar una carta dirigida a Jean-Claude Juncker, presidente de la Comisión Europea, y Ferran Tarradellas, jefe de la representación de la Comisión Europea en Barcelona. Los activistas han salido y lo han hecho acompañados de voluntarios que han aguantado de pie toda la noche, a pesar del frío y la lluvia, y de miembros de los partidos políticos.

Elisenda Paluzie, en medio de la multitud que ha venido a apoyar los activistas, ha dicho que se inicia una “etapa diferente” con acciones “más directas” que deben tener como objetivo debilitar los poderes de quien oprime, que implican “asumir riesgos”. La represión no debe hacer perder los objetivos; no hay que ser reactivos y que el independentismo marque la agenda.

Por ello, ha pedido convertir este juicio que se iniciará el día 12 en una oportunidad para reforzar el objetivo principal: hacer efectiva la independencia. “Nosotros molestaremos tanto como podremos a la Unión Europea”, ha dicho. “No normalizaremos esta situación”.

Sobre la UE, Paluzie ha dicho que es cómplice del Estado español en toda la represión, y ha considerado “vergonzosa” su actitud. Para la presidenta de la entidad, la UE ha caído en una “deriva burocrática y autoritaria” que está olvidando los principios que la fundaron, basados ​​en el diálogo, la negociación y el respeto a la soberanía de los pueblos y el principio de autodeterminación, que está “en la yema del huevo de la UE”. Por ello, si la UE olvida estos principios y no los hace respetar en su interior, “no tendrá ningún papel”. “No puede exigir a los demás lo que no hace cumplir en su casa!”, ha dicho entre los aplausos de la gente.

Cataluña, ¿daño colateral?
El vicepresidente de la entidad, Pep Cruanyes, ha recordado como Europa consintió una dictadura en España durante 40 años. ¿Harán lo mismo ahora?, se ha preguntado. “¿Volveremos a ser un daño colateral de los intereses de los estados?”. Cruanyes ha apostado por una UE basada en el respeto a las libertades y los derechos fundamentales, como el de autodeterminación, “garantía de paz y hermandad de los pueblos”. “Exigimos que la UE no mire afuera”, ya que sería una irresponsabilidad.

Jordi Vilanova, uno de los activistas encerrados, y secretario nacional de la comisión de incidencia internacional de la Assemblea, ha dicho que querría ver otra UE “que realmente represente los pueblos de Europa”, también el de Cataluña.

Entre ayer y hoy, representantes de la vida social y política han pasado por la zona donde se ha llevado a cabo la acción. Carles Riera, de la CUP; Francesc de Dalmasses, de JxCat; y Ruben Wagensberg, de ERC, se han acercado para apoyar la acción. También Òmnium ha querido solidarizarse, y personalidades tales como Lluís Llach, y entidades como la ACDC, la Coordinadora de abogados, Teatre amb R de República, Universitats per la República y la Crida LGBTI también se han acercado.

Una carta en la UE
La carta entregada contiene un decálogo extenso de los derechos vulnerados durante todo el procedimiento judicial abierto al 1-O, también de las cargas policiales efectuadas por los cuerpos de seguridad del Estado durante el referéndum del 1-O. Hace una mención especial en el artículo 1 del Pacto Internacional de los Derechos Civiles, y subraya que todos los hechos expuestos suponen una “violación grave de derechos humanos”.

La misiva hace mención especial al derecho a la autodeterminación, que considera que se está persiguiendo y convirtiendo en un delito. La Assemblea considera que no se puede tolerar en el corazón de Europa, por lo que la entidad hace un llamamiento a la Comisión Europea para que inicie los procedimientos para activar el artículo 7 del Tratado de la UE para privar a España de sus derechos de voto y de representación.

Más acciones a partir de ahora
Esta, sin embargo, no será la única acción que la Assemblea llevará a cabo. Tal y como se ha dicho hoy, a partir de ahora la entidad llevará a cabo acciones continuadas y más directas hasta conseguir la independencia. La próxima cita, de momento, será este lunes en plaza Sant Jaume, donde se desplegará una pancarta, esta vez enfocando hacia el Palau de la Generalitat.