Barcelona se desborda en defensa del derecho a la autodeterminación en una manifestación histórica

Mensaje claro y contundente de las calles de Barcelona: la autodeterminación es un derecho, y no un delito. Alrededor de 500.000 personas han colapsado la Gran Vía de Barcelona desde primera hora de la tarde, en una manifestación multitudinaria en la semana que ha comenzado el juicio al 1-O.

La manifestación ha sido una muestra clara de la transversalidad y pluralidad de la sociedad, ya que han participado activamente entidades de carácter muy diverso. Además de la Assemblea, en el acto, presentado por Flora Saura, han intervenido Òmnium Cultural, la AMI, la ACDC, los CDR, Unió de Pagesos, Irídia, Novact, entidades de Madrid y representantes de partidos políticos como Elsa Artadi, Gabriel Rufián, Natalia Sànchez y Joan Josep Nuet. También ha habido una representación de los sindicatos USTEC y Intersindical-CSC. El Presidente de la Generalitat, Quim Torra, y el Presidente del Parlament, Roger Torrent, también han asistido. La nota musical la ha puesto el cantautor Cesk Freixas.

Unidad estratégica
La presidenta de la Assemblea, Elisenda Paluzie, ha pedido volver a poner los objetivos políticos en el centro del debate, precisamente en la semana que ha comenzado el juicio. «Tenemos que convertir este juicio en una oportunidad», ha dicho.

Hay que buscar nuevamente la unidad estratégica que llevó a Parlament, Gobierno y sociedad movilizada a hacer el 1-O. «Juntos lo conseguimos», ha recordado. «No somos víctimas», por lo tanto, hay que dejar de llorar, y trabajar, persistir y luchar pacíficamente, porque sólo desde la moral de victoria se alcanzará el objetivo.

El camino, sobre todo el internacional, está mucho más claro ahora. «Sólo tenemos que explicar que hace 16 meses que Jordi Sànchez y Jordi Cuixart están en prisión». Ahora bien, hay que trabajar para no normalizar este juicio, ni la represión.

A su vez, el vicepresidente de Òmnium, Marcel Mauri, ha apelado a los demócratas de España para que no cedan ante la extrema derecha. «Hemos convertido la Gran Vía en un muro humano», ha dicho. «Somos un muro humano de disidentes», ha exclamado.

Mauri se ha querido dirigir también al Gobierno de Pedro Sánchez, y ha dicho que todavía está a tiempo de instar a la abogacía del Estado a retirar los cargos, sino será cómplice de la extrema derecha, y ha dvertido que es una irresponsabilidad ceder ante la extrema derecha. «Defender la independencia no es delito», ha añadido.

Defensa y vulneración de derechos
Muchos de los otros parlamentos han hecho hincapié en las vulneraciones de derechos en el proceso, y la necesidad de participar en la próxima huelga del 21 de febrero. Pero también se han escuchado muestras de apoyo desde el Madrid republicano que, a través de Isaac Izquierdo, ha dejado claro que este es un juicio político que muestra la fortaleza represiva del Estado pero también su debilidad política.

Los grupos parlamentarios, presentes en el acto
Las formaciones políticas que han tomado la palabra en el acto han querido dejar claro el momento excepcional que vivimos. Elsa Artadi ha dicho que ve la gente más firme y decidida que nunca, y ni un juicio, ni la censura del Parlamento europeo dan miedo. Lo que debe dar miedo, ha dicho, es quedarse en un estado «violento» que «aprisiona ideas políticas» y viola derechos.

Gabriel Rufián ha dicho que hoy hay un dique, una muralla, frente al fascismo, y ha afirmado que están pasando cosas «terriblemente anómalas», y se ha mostrado contundente: en Cataluña se tiene claro que el fascismo se le combate y se le destruye. Y a los «tres jinetes del Apocalipsis ultra» les ha enviado un mensaje: no pasarán.

Natalia Sànchez ha dicho que los derechos civiles y políticos son fundamentales. «Nos merecemos una vida digna, y esto es un derecho, no un privilegio», y que el derecho a la autodeterminación pertenece a todos. «Lo volveríamos a hacer», ha concluido.

Finalmente, Joan Josep Nuet ha dicho que la grandeza de un pueblo se mide con días como este. «La lucha es larga, os necesitamos a todos», ha pedido. «Sigamos con unidad republicana, porque sólo la unidad nos hará vencer y libres», ha concluido, justo después de hacer un agradecimiento muy profundo a Carme Forcadell. «No olvidaré lo que has hecho por nosotros».

El ciclo de movilizaciones iniciado el 12 de febrero, con el inicio del juicio, continuará este próximo jueves, en que sindicatos del país han anunciado una huelga general. Ramon Font, de la USTEC, y Àngels Massip, de la Intersindical-CSC, han pedido unirse, porque hay motivos suficientes para hacerlo.