¿Qué dice la nueva Hoja de Ruta aprobada por la Assemblea?

La Hoja de Ruta, aprobada por una amplísima mayoría hoy en la séptima Asamblea General, constata la importancia del 1 de Octubre como fecha que marca un antes y un después en la relación de Cataluña con el Estado español, y reivindica una «sociedad civil organizada, unida y concienciada que empuje las instituciones catalanas a provocar un nuevo embate definitivo en España, noviolento, cívico y democrático». Sin embargo, certifica que los partidos políticos son el eslabón más débil y que, en caso necesario, la Assemblea propondrá estrategias para «sobrepasarlos». La entidad constata que no hay una estrategia compartida entre todos los actores independentistas, por ello reivindica una conjura entre Gobierno, Parlamento y sociedad civil movilizada, que trabajen para la unidad de acción, y para ampliar la mayoría social, a través de un «relato constante, no reactivo sino proactivo».

La Assemblea prevé tres escenarios posibles. El primero, descartable por su carácter «ingenuo», se basaría en un referéndum pactado con el Estado después de una negociación bilateral. El segundo escenario, «muy poco probable», sería un referéndum forzado por algún organismo internacional, que debería contar con una pregunta binaria, clara y con un reconocimiento del resultado de acuerdo con una mayoría del 50% más uno de los votos. Y el tercero, el «más probable» es el de la vía unilateral, que permite ser proactivos, y generar, así, una ventana de oportunidad que permita culminar el proceso de independencia.

Elecciones después del juicio
Hay un último escenario, y es que una vez terminado el ciclo electoral (estatales, municipales y europeas) y una vez hecha pública la sentencia del juicio al 1-O en el Supremo, se convoquen elecciones en el Parlamento. En este escenario, si las formaciones independentistas alcanzaran «más de la mitad de los votos del parlamento de Cataluña» se podría culminar el proceso de independencia unilateralmente.

En este caso, habría que revalidar la declaración de independencia en el Parlamento y publicarla en el BOPC y en el DOGC, hacer una proclamación solemne de la República catalana ante el mundo, pedir el reconocimiento internacional, constituirse como Estado, publicar los decretos de desarrollo de la ley de transitoriedad jurídica, liberar a los presos políticos, organizar el retorno de los exiliados, y acompañarlo de gestos más simbólicos, como bajar la bandera española del Palau de la Generalitat y del Parlamento.

Lucha noviolenta
El documento reafirma la lucha noviolenta como «la herramienta estratégica» para alcanzar la República catalana, y por ello habrá que poner en valor toda la estructura territorial para formar a los ciudadanos en esta estrategia.

Además, la hoja de ruta también menciona otras estrategias para hacer avanzar el proceso político, como el Consell per la República y los Consells Locals de la República catalana, el consumo estratégico, las campañas para incluir candidaturas independentistas en las cámaras o fortalecer el sindicalismo independentista .