La Caja de Solidaridad aporta 3,7 millones de euros para intentar evitar el embargo a los encausados del juzgado 13

3,7 millones de euros. Esta es la cifra que la Caja de Solidaridad ha aportado esta mañana para intentar pagar parte de la fianza que el juzgado número 13 de Barcelona ha impuesto a los 17 encausados ​​por haber ayudado a organizar el referéndum de autodeterminación del 1-O. Si bien es una cifra muy elevada, la fianza total asciende a 5,8 millones y el plazo para pagarla finaliza viernes.

Por este motivo, tanto Elisenda Paluzie, presidenta de la Assemblea Nacional Catalana; como Marcel Mauri, vicepresidente de Òmnium Cultural; como Ernest Benach, vicepresidente de la Asociación de Fomento de la Caja de Solidaridad, han pedido, en una rueda de prensa realizada este mediodía en el Ateneu Barcelonès, seguir haciendo aportaciones para no sólo poder afrontar esta fianza en su totalidad, sino por las que puedan venir de cara al futuro.

El referéndum no es delito
Elisenda Paluzie ha querido dejar claro que la causa judicial abierta a varios juzgados es en contra del derecho de autodeterminación de Cataluña, y que las entidades acompañarán la gente represaliada. «No los dejaremos en la estacada», ha añadido, porque organizar un referéndum no es delito, y porque haberlo ayudado a organizar es «la mejor causa colectiva que ha hecho este país en décadas». «Nos sentimos deudores y solidarios con aquellos que ahora son represaliados», por lo que ha agradecido a toda la gente que ha hecho aportaciones a la Caja, y ha pedido continuar haciendolas.

Paluzie ha constatado que todo el proceso judicial está lleno de vulneraciones, como lo demuestra el hecho de que se esté juzgando doblemente en tribunales diferentes, y que comporte estimaciones diferentes (5,8 millones en este caso, y los 2,1 millones que impuso el juez Llarena). Incluso, la presidenta de la Assemblea ha remarcado como se intenta imputar obras de edificios de la Generalitat como gastos del referéndum.

Marcel Mauri, a su vez, ha subrayado que España persigue todo lo que huele a derechos y libertades, y que ante la represión, la gente del país ha vuelto a mostrar su cara más solidaria.

Casi 2’5 millones en un mes
Ernest Benach ha desvelado que desde mediados de abril, cuando se hizo pública la fianza, la Caja de Solidaridad ha recaudado casi 2,5 millones de euros, que sumados a los que ya se tenían han permitido que hoy, la presidenta de la entidad, Núria de Gispert, haya podido aportar los 3,7 millones. Sin embargo, Benach ha reiterado la necesidad de seguir realizando aportaciones, sobre todo para intentar ahorrar el «sufrimiento» de las personas encausadas, que deberán afrontar con su patrimonio la cantidad final.

Sin embargo, Benach ha recordado que la Caja de Solidaridad no actúa sólo en casos puntuales como éste, sino que cada semana se reciben casos nuevos que afectan a personas que, de alguna manera, están relacionadas con el 1-O.