Cambres: Eines de País obtiene un resultado histórico y gana claramente las elecciones en las cámaras de comercio de Cataluña

Victòria de la candidatura Cambres: Eines de País

Resultado histórico de las elecciones a las cámaras de comercio de Cataluña. Por primera vez, el independentismo no sólo ha obtenido representación en las cámaras de comercio de Cataluña, sino que ha ganado claramente las elecciones, y ha obtenido 32 sillas de las 60 disponibles. A pesar de las dificultades del proceso electoral, en el que sólo se eligen democráticamente dos tercios de las sillas, el independentismo ha obtenido una representación muy amplia.

Con este resultado, tanto la Assemblea Nacional Catalana como la candidatura constatan que el independentismo ha vuelto a ganar, y que el empresariado catalán ha decidido votar independencia y hacer efectiva la República catalana, en una muestra más de que, cuando la sociedad se organiza, también el empresariado, se alcanzan los objetivos.

Así, la candidatura Cambres: Eines de País (Cámaras: Herramientas de País) quiere hacer un viraje de 180 grados hacia el tejido empresarial catalán, priorizando las PYME y los autónomos, para alejarse y desconectar de la oligarquía estatal. Y es que la cámara hace décadas que vive de espaldas al empresariado catalán, y por ello han afirmado que priorizarán el compromiso con el país; un claro apoyo a los autónomos y las PYME; un plan estratégico sobre el modelo económico de la República catalana; la denuncia clara de los costes de oportunidad sobre las infraestructuras no ejecutadas; un aumento de la presión para la eliminación de los peajes amortizados; y la potenciación de las infraestructuras clave de país donde la cámara tiene presencia, como la Fira, el puerto o el aeropuerto.

Sólo se eligen dos tercios de las sillas
La victoria aún tiene más mérito teniendo en cuenta que el proceso electoral en las cámaras penaliza mucho las pequeñas empresas. Por un lado, porque un 23,3% de los representantes (14 sillas) no se ganan a través del voto, sino que se obtienen porque hay empresas que hacen una aportación económica; es decir, se compran. Por otra parte, hay 6 sillas más que son elegidas por las patronales PIMEC y Fomento / FEPIME. En definitiva, un proceso poco representativo y opaco.