El Grupo de Trabajo sobre la Detención Arbitraria de las Naciones Unidas exige la liberación inmediata de los presos políticos catalanes

El Grupo de Trabajo sobre la Detención Arbitraria de las Naciones Unidas exige la liberación inmediata de los presos políticos catalanes, considera el texto vinculante, recoge que el referéndum es permitido y que el Estado español ha vulnerado derechos fundamentales.

Golpe de efecto en la situación de los presos políticos catalanes. Esta tarde, el prestigioso abogado Ben Emmerson ha hecho público el dictamen del Grupo de Trabajo sobre la Detención Arbitraria de las Naciones Unidas en la que pide la liberación inmediata de Jordi Sànchez, Jordi Cuixart y Oriol Junqueras, pero también de los otros encausados.

El dictamen es fruto de una iniciativa de las defensas de los tres presos políticos impulsada por la Assemblea Nacional Catalana y Òmnium Cultural, en febrero de 2018, que pretendía confirmar si la situación de prisión preventiva de Jordi Cuixart, Jordi Sànchez y Oriol Junqueras vulneraba derechos fundamentales recogidos en la Declaración Universal de los derechos Humanos, suscrita por el Estado español.

En una rueda de prensa celebrada en Londres, el abogado Ben Emmerson, acompañado de la abogada Rachel Lindon, ha constatado que la sentencia del Grupo de Trabajo es una advertencia de la ONU a España, y que esta decisión ha ser vinculante y no se puede tomar a la ligera.

De hecho, tanto Emmerson como Lindon han recordado que el Estado español, como parte implicada, ha presentado un documento de 59 páginas de defensa, pero a pesar de ello, se han revocado cada uno de los argumentos presentados; se han referido a las detenciones como «ilegales y arbitrarias», y han hablado de jueces «parciales» y «tribunales no competentes» en un procedimiento discriminatorio basado en opiniones políticas.

Emmerson ha indicado que el Estado español ha sido incapaz de dar ninguna expresión concreta de violencia cuando se les ha pedido, y ha reiterado que el comportamiento de Sànchez, Cuixart y Junqueras no sólo no ha sido violento, sino que ha sido pacífico en cada momento.

El referéndum, permitido
Uno de los factores a tener en cuenta es que los organizadores del referéndum actuaron en todo momento de manera pacífica, y que tenían todo el derecho a hacer campaña a favor de la independencia. Tanto es así, que el texto hecho público hoy afirma que el referéndum es permitido en España para una «amplia gama de temas», incluso el caso presente, y considera que las llamadas a celebrar procesos de participación ciudadana, ya sean por individuos o a través de organizaciones, son «expresiones legítimas del ejercicio de libertad de opinión y de expresión».

Son presos políticos
Emmerson no ha vacilado lo más mínimo a considerar Sànchez, Cuixart y Junqueras como «prisioneros políticos» en el «verdadero sentido de la palabra», una situación «inaudita» en Europa Occidental. Asimismo, ha aprovechado la rueda de prensa para enviar un mensaje a Pedro Sánchez: si el nuevo gobierno español pretende demostrar que España es una democracia gobernada por el imperio de la ley, no tiene ninguna alternativa que liberar a todos los prisioneros políticos de manera inmediata. Por este motivo, tanto él como el Grupo de Trabajo han pedido que esta sentencia sea aplicada inmediatamente. Si no lo hacen, Emmerson ha dicho que se enfrentarán a ser condenados y considerados como un estado «pirata» en el corazón de la UE.

«Esta decisión debería marcar un punto de inflexión en la política española hacia Cataluña», ha advertido Emmerson, porque supone una «vulneración flagrante» de derechos. «El Gobierno español debe sacarse los instintos autoritarios heredados del franquismo y moverse hacia el siglo XXI», ha concluido.

El abogado inglés ha subrayado que si los acusados ​​son enviados a prisión una vez terminado el juicio, se estará produciendo una «vulneración ulterior» de la legislación internacional, y España será considerada «culpable» y entrará en colisión con las Naciones Unidas. En esta misma línea, Lindon ha querido dar importancia a la sentencia, y ha recordado que es el primer órgano de fuera de España que se ha mirado el asunto detenidamente y ha concluido que es una detención arbitraria. «Es un tribunal de la ONU, no uno cualquiera», ha exclamado Lindon.

Un documento claro y duro
El documento, de 19 páginas, no sólo pide la liberación de los presos políticos, sino que además pide incluso indemnizarles por la prisión preventiva sin sentencia. Se califica este proceso penal de «inverosímil», y afirma que las acusaciones penales contra los acusados ​​tienen como objetivo «coaccionarlos» por sus opiniones políticas.

Asimismo, constata que las injerencias públicas que condenan abiertamente los acusados ​​antes de la sentencia vulneran la presunción de inocencia y constituyen una «injerencia indebida que afecta la independencia y la imparcialidad del tribunal». Finalmente, el Grupo de Trabajo concluye que la detención es «arbitraria» porque el motivo por el que se les detuvo es el resultado del ejercicio del derecho a las libertades de opinión, expresión, asociación, reunión y participación.