La Assemblea anima a inscribirse en el registro de Consumo Estratégico para agrandar los más de 148.000 cambios de contrato realizados hasta ahora

Consumo Estratégico ha llevado a cabo 92 ferias, 115 charlas, y se han motivado 148.000 cambios de contrato de empresas ligadas al Ibex 35 a otras que buscan fortalecer empresas del tejido productivo catalán.

Desde que se impulsó la campaña Consumo Estratégico, el pasado mes de noviembre, se han llevado a cabo 148.000 cambios de contratos, 115 charlas y 92 ferias realizadas en todo el país. El coordinador de la Comisión Fem República (Hagamos República) y de la campaña de Consumo Estratégico, David Fernández, ha considerado estas cifras «muy importantes». Los principales sectores de cambio son la telefonía, el sector de la electricidad, los seguros y la banca. Cabe decir, sin embargo, que algunos de estos sectores suponen un reto importante, porque no hay muchas empresas que se dediquen.

En una rueda de prensa celebrada esta mañana, se ha dado a conocer la segunda fase de la campaña. En adelante, la web consumestrategic.cat contará con un buscador que permitirá buscar empresas a partir de varios criterios como el nombre, el código postal, si son cooperativa, si disponen de certificados medioambientales, políticas de responsabilidad social o de respeto al medio ambiente, si hacen una propuesta de economía circular, etc. porque «cada uno busque en función de sus intereses», ha matizado Fernández.

Además de esto, se reorientarán las ferias de consumo estratégico, desde una vertiente comarcal, para que sean más grandes; se seguirán haciendo charlas informativas; se centrarán esfuerzos para potenciar el registro de consumidores y proveedores para que se inscriban desde ahora mismo, y se pondrá en marcha un boletín semanal con información económica, ya sea a partir de fuentes propias o ajenas.

David Fernández ha pedido a empresarios y autónomos que estén a la altura del momento, de lo que les pide el mercado y de esta nueva manera de hacer negocios y de consumir, «con conciencia de país», y que permitan construir una economía catalana «lejos de las manipulaciones políticas». En definitiva, ha hecho una petición a que se inscriban en el registro. A los consumidores les ha pedido que apoyen la iniciativa.

Librarse de un modelo económico oligopolístico
La presidenta de la Assemblea, Elisenda Paluzie, ha explicado que esta campaña analiza qué pasó en octubre del 2017, qué tipo de empresas participaron abiertamente de la campaña del miedo, «en un modelo económico estrechamente dependiente del poder político», y pretende debilitar este tipo de economía «oligopolística, poco competitiva». El objetivo: fortalecer la economía catalana desligada de presiones políticas y que favorezca el tejido productivo catalán con valores como el medio ambiente, la promoción y respeto de la lengua catalana, etc.

La campaña se enmarca dentro de otra más global, Eines de País (Herramientas de país), que pretende fortalecer las estructuras propias del país, como lo demuestra el éxito de la victoria de la candidatura Cambres: Eines de País (Cámaras: Herramientas de País), en la Cámara de Barcelona. Consumo Estratégico pretende buscar empresas que respeten lo que decida mayoritariamente el pueblo de Cataluña.

«Ahora somos más conscientes de que nos enfrentamos a un estado muy poderoso», ha dicho, que para preservar la «sagrada unidad de la patria española» está dispuesto a vulnerar derechos y utilizar la represión política. Pero ante esta conciencia, hay que trabajar para fortalecerse, y una de las maneras es a través de la lucha noviolenta, y Consumo Estratégico es una herramienta más de esta estrategia noviolenta que busca «debilitar los pilares de poder de quien ejerce la opresión», ha concluido Paluzie.