10.000 personas llenan Estrasburgo para defender los derechos de los electores catalanes y europeos

Manifestants a Estrasburg

Miles de personas se han desplazado hasta Estrasburgo para exigir al Estado español que cumpla la resolución del Grupo de trabajo de detenciones arbitrarias del Consejo de Derechos Humanos de la ONU y para reclamar al Parlamento Europeo que no permita la exclusión de los tres eurodiputados, a pesar del revés de la justicia europea. Elisenda Paluzie ha advertido que la independencia de Cataluña sólo la ganarán los catalanes.

3 vuelos chárter y 80 autocares organizados por las asambleas territoriales de la Assemblea se han desplazado entre ayer y hoy a Estrasburgo en otra demostración de resiliencia del movimiento independentista. Miles de personas se han plantado desde primera hora ante el Parlamento europeo para exigir al Estado español que cumpla la resolución del Grupo de trabajo de detenciones arbitrarias del Consejo de Derechos Humanos de la ONU y para reclamar al Parlamento europeo que no permita la exclusión de los tres eurodiputados.

A pesar de la negativa del Tribunal de Justicia de la UE, que ayer desestimó el recurso del presidente Puigdemont y de Toni Comín, que pedía medidas cautelares para poder tomar posesión como eurodiputados, la ciudadanía ha reaccionado aún con más convicción, y han teñido las calles de la ciudad francesa de esteladas e imágenes de los tres eurodiputados.

Fuerte presencia de eurodiputados
El acto, conducido por el actor Sergi Mateu, ha contado con la presencia de representantes de entidades como la Assemblea Nacional Catalana, Òmnium Cultural, la Asociación de Municipios por la Independencia y también con una variada y amplia representación de eurodiputados de diversos grupos y países, como Ramon Tremosa, Ana Miranda, Helmut Scholz, Tatjana Ždanoka, Diana Riba, Yannick Jadot, Izaskun Bilbao, Jordi Solé, Nikolaj Villumsen, Matt Carthy, Marisa Matias, Gerard Onesta, Geert Bourgeois, Jean-Félix Acquaviva, Ivo Vajgl, entre otros.

Desde el escenario, han mostrado su solidaridad con la causa catalana y han denunciado la vulneración de derechos que supone el hecho de que Puigdemont, Junqueras y Comín no hayan podido estar en Estrasburgo hoy, y han apelado a Europa para que reaccione y garantice los derechos de los tres eurodiputados y los electores a los que representan, que suman más de 2 millones de ciudadanos.

Regresar a los valores fundacionales de Europa
Ante el riesgo que suponía que Puigdemont y Comín pisaran territorio francés y que pudieran ser extraditados mediante una sencilla medida administrativa, ninguno de los dos se ha desplazado hasta la ciudad francesa, pero sí que han estado presentes a través de un vídeo. El presidente Puigdemont ha puesto en valor los 20 meses de exilio, que han servido para internacionalizar la causa catalana, una prueba del «éxito» de esta estrategia, ya que obliga a las instituciones europeas a tomar partido.

Para Puigdemont, la lucha de los catalanes no es sólo por sus derechos, sino también por los de los europeos, que tienen que comprobar si, finalmente, el Parlamento europeo es la cámara con la que pueden confiar y que velará y tendrá en cuenta sus votos y protegerá sus voces. Finalmente, ha enviado un mensaje a la nueva presidencia europea: hay que corregir la deriva represiva y de limitación democrática. «Están a tiempo», ha augurado.

A su vez, Toni Comín ha preguntado de qué tiene miedo el Estado español: ¿de la democracia? ¿De las urnas? Para el consejero en el exilio, la libertad tiene muchos nombres, uno de los cuales Cataluña, que representa como nadie los valores de la democracia. «Europa se juega su alma en función de lo que haga en Cataluña», ha dicho.

También Oriol Junqueras ha participado en el acto, a través de una carta leída por el eurodiputado Jordi Solé. En la misiva, el ex vicepresidente ha apelado a los valores fundacionales de la Unión Europea, precisamente en un momento en que Europa se encuentra en una encrucijada: los que defienden modelos basados ​​en la justicia, solidaridad e inclusividad; o los que promulgan sociedades excluyentes, retrógradas.

Junqueras ha situado Cataluña como punta de lanza de las libertades y el Estado español como un estado que no respeta la democracia. «Si el precio para defender la democracia y nuestros derechos colectivos es la prisión, lo pagaremos»; convertirán esta prisión «injusta y arbitraria» en una herramienta en favor de la causa legítima para Cataluña y Europa.

La independencia de Cataluña sólo la ganarán los catalanes
La presidenta de la Assemblea, Elisenda Paluzie, ha advertido que esta lucha, la de los catalanes, es una lucha difícil, porque se hace ante un Estado, el español, que tiene como objetivo precisamente impedirla, aunque sea ​​necesario vulnerar derechos fundamentales. Por ello, ha apelado a los valores fundacionales europeos, que apelan al diálogo para resolver los conflictos y al respeto de los derechos fundamentales.

Paluzie ha recordado que la vulneración de los derechos a los tres eurodiputados no es la primera: ya pasó el 21 de diciembre, y también en las elecciones a las Cortes generales españolas, y ha enfatizado que el Estado pretende reprimir y convertir en delito programas electorales legítimos que apuestan por la independencia.

La presidenta de la Assemblea ha explicado que esta lucha se llevará a cabo también en los tribunales europeos e internacionales, con victorias y derrotas, pero ha dejado claro que la verdadera batalla se debe ganar en Cataluña, con «persistencia, unidad y sin retrocesos». «La independencia nos la vamos a ganar nosotros, no nos la regalará nadie», ha dicho. «La historia es nuestra y la hacen los pueblos», ha concluido.

Se debe respetar la voluntad del pueblo de Cataluña
Miembros del Consejo ejecutivo del Consell per la República han leído un manifiesto en el que se ha reclamado la libertad de los presos políticos, se ha apelado a defender los derechos de los eurodiputados que los votantes han elegido y se ha recordado la resolución que el Grupo de trabajo sobre detenciones arbitrarias de la ONU hizo público hace unas semanas, en la que se desmontaban las acusaciones de rebelión y sedición y se apuntaba que el único que se había hecho era ejercer derechos fundamentales

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, también a través de un vídeo, ha enviado un mensaje al presidente de la eurocámara, Antonio Tajani: tres eurodiputados fueron votados por el pueblo de Cataluña, y hay que respetar su voluntad. Y es que para Torra, los tres eurodiputados tienen el derecho a representar al pueblo de Cataluña, «sino, una parte importante de Cataluña no será representada». Por ello, ha pedido a Europa que haga de Europa; es decir, que defienda los derechos y las libertades, y que se respete la democracia.