La Assemblea da un toque de atención a JxCat y ERC por los pactos con el 155 y avisa que no aceptará una abstención para investir a Pedro Sánchez

Cientos de personas se han concentrado esta tarde ante las sedes de JxCat y ERC convocadas por la Assemblea para dar un toque de atención por los pactos que han firmado con partidos del 155 y para advertir que no aceptarán una abstención en la investidura de un gobierno que incluya una formación política del bloque represor.

La Assemblea ha enviado un mensaje de alerta esta tarde a los dos grandes partidos políticos independentistas: ningún pacto con el 155 y no investir a Pedro Sánchez. Lo ha hecho en una acción de protesta ante las sedes de las dos formaciones, JxCat y ERC, en la calle Calabria de Barcelona.

Los asistentes llevaban banderolas de mano con la etiqueta #Stop155, y se han desplegado 155 sillas con mensajes que decían «Ni pactos ni abstenciones con el 155», como metáfora de los pactos con formaciones que forman parte de la represión, como el que se producirá, si nada cambia, mañana en la Diputación de Barcelona.

Un toque de atención
La presidenta de la Assemblea, Elisenda Paluzie, ha dicho que el acto de hoy es un «toque de atención» a los partidos independentistas. Desde su punto de vista, la gente no entiende «de ninguna manera» esta división y los pactos con los que justamente «son los dirigentes de la represión», en referencia al PSC y al PSOE. «Esto desanima y desmotiva la base que sustenta los partidos independentistas», ha añadido. Sin embargo, ha enviado un mensaje de optimismo: «todavía estamos a tiempo de revertir determinados de estos pactos y acuerdos», y ha pedido que se haga una reflexión.

Por otra parte, ha advertido que «no es coherente» hacer determinados pactos y acciones y querer volver a trazar un proyecto hacia la independencia mientras se entregan las instituciones al 155 o se invisten gobiernos que «reprimen», «humillan», niegan el derecho a la autodeterminación y ni siquiera aceptan Cataluña como un sujeto político. Detrás de todo ello, Paluzie ve una estrategia de Estado para destruir el movimiento independentista.

«El movimiento político independentista ha de entender que el mejor mensaje que se puede dar al mundo es que España es ingobernable si no se resuelve el conflicto catalán» y si no se inicia un diálogo para resolverlo, ha concluido.